El Día de las Madres es un festejo muy importante en todo el mundo, pero pocos conocen la historia detrás de su origen.

Ann Marie Jarvis fue la precursora de enaltecer la labor más amorosa del mundo: la maternidad. La idea de dedicar un día en el calendario para honrar a las madres surgió como respuesta a una plegaria que su propia madre le enseñó.

En 1911, Ann Marie comenzó a escribir cartas y peticiones a Congresistas de los Estados Unidos, políticos, organizaciones civiles y personas famosas que pudieran apoyarla para oficializar el Día de las Madres.

Aunque recibió burlas y chistes de quienes decían que el próximo paso sería dedicar un día para celebrar a “las suegras”, no se detuvo y logró que se oficializara en 1914.

La activista social nunca fue madre biológica, pero su contribución para destacar la labor de las mujeres en la maternidad puso su nombre en la historia como la precursora del Día de las Madres.

Durante la Guerra Civil de Estados Unidos, Ann Marie participó en varios grupos de trabajo encargados de cuidar a los hombres heridos por la guerra y lanzar propuestas al gobierno para mejorar la salud pública.

Ella llamaba a estos días de trabajo “Día de las Madres”.

Tres años después de su fallecimiento, los estados de la Unión designaron el segundo domingo de mayo como el día oficial de las madres.

En otros países, se celebra en días previos, como en México que se festeja el 10 de mayo.

Ann Marie Jarvis murió decepcionada de la transformación del día en una fecha de comercio, ya que ella esperaba que fuera un día para celebrar el servicio incomparable que prestan las madres a la humanidad en todas las áreas de la vida.

Su legado sigue vivo y el Día de las Madres es una fecha de conmemoración internacional que recuerda su lucha por las madres.

Información notigram.