Un hecho particular se dio antes del inicio del partido que Boavista le ganó 3 a 1 al Goias este jueves por la Copa de Brasil. El árbitro del encuentro, Dênis da Silva Ribeiro Serafim, no se contuvo y orinó en el campo de juego. Si bien miró antes hacia los costados buscando ver si podría pasar desapercibido, no pudo escapar a las cámaras televisivas. El cotejo tuvo transmisión en vivo y quienes lo estaban mirando de forma inmediata subieron el corte del video a las redes y las imágenes se volvieron virales.

Fue unos minutos antes del arranque del partido cuando el mencionado juez se quedó parado, empezó a orinar en el medio del campo de juego y junto a la pelota. Uno de los dos videos es elocuente donde se lo ve de espaldas y se advierte como el líquido cae por debajo de su pantalón. Ribeiro Serafim pensó que nadie lo había visto, incluso a los auxiliares de traje que aparecen en uno de los bancos de suplentes se los ve entretenidos con sus celulares y hasta el cuarto árbitro no se percató de lo que pasó con su colega.

Sin embargo, el director de cámaras fue infalible, captó el momento y puso en la señal el ángulo donde se lo ve al juez haciendo sus necesidades, como si nadie estuviese alrededor. Incluso cambió de cámara, la cual lo tomó de frente y fue en ese instante cuando Ribeiro Serafim dio unos pasos, como si nada hubiese pasado. Cuando terminó, acaso queriendo disimular lo ocurrido y buscando transmitir naturalidad, saludó a uno de los arqueros con el puño, el gesto que se hizo típico desde el inicio de la pandemia de coronavirus.

El partido empezó a jugarse y quienes estaban pendiente de la transmisión lo que menos hicieron fue prestar atención a las alternativas del juego. El tema de debate fue el insólito hecho ocurrido en la previa del cotejo donde el árbitro fue protagonista excluyente.

Con información de Infobae: