El ser humano ha demostrado una infinidad de veces su valentía y resiliencia ante el devastador poder de la naturaleza. Para ejemplificar esto, basta con voltear la mirada hacia Japón, donde ciudadanos como Yasuo Takamatsu no han parado de buscar los registros personales de aquellos que perdieron la vida en el tsunami de 2011… incluida su esposa.

casi una década de aquel fatídico acontecimiento, el señor Yasuo no ha parado de buscarla. Él se ha capacitado para realizar por su cuenta las exploraciones pertinentes, sumergirse en el agua y, con esperanza, encontrar sus restos.

EL TERREMOTO Y TSUNAMI DE 2011 EN JAPÓN

El próximo 11 de marzo, se cumplirá el 10 aniversario de un suceso que marcó a Japón para siempre. En 2011, un potente terremoto de magnitud 9,1 tuvo lugar a más de 300 kilómetros al noroeste de Tokio. Sin embargo, este no fue el único golpe que la naturaleza propiciaría a la población japonesa.

Aquel movimiento telúrico desembocó en un tsunami que, de acuerdo con la CNNlevantó olas de hasta nueve metros de longitud. Desde luego, hubo muchas consecuencias derivadas del incidente: varios reactores nucleares se dañaron, alertando al gobierno japonés y al ya de por sí devastado pueblo nipón…. Pero sin duda, el más complicado resultado se tradujo en muertes.

Más de 22 mil muertos y cerca de 2 mil 500 desaparecidos son las cifras que arrojó el acontecimiento. Entre esas personas se encuentra Yuko, la esposa de Yasuo Takamatsu. Este hombre, después de una década, continúa en la búsqueda de su amada.

YASUO TAKAMATSU, EL HOMBRE QUE SIGUE BUSCANDO A SU ESPOSA

El tsunami de aquel fatídico 2011 no solo mermó el espíritu del pueblo japonés; también quebrantó familias como la de Yasuo Takamatsu. Él perdió a su esposa cuando las olas azotaron en la ciudad de Onagawa, en la prefectura de Miyagi. Hoy, a 10 años de aquel momento, el señor la sigue recordando e incluso guarda un pequeño recuerdo.

“En el último mensaje de texto que me envió, me dijo: ‘¿Estás bien? Quiero irme a casa…’. Estoy seguro que aún quiere volver a casa”, dijo el hombre a la agencia AP en reciente declaraciones. Pero más allá de este texto, Takamatsu espera encontrar algo más entre las turbias aguas de que cubrieron la zona.

Dos años después de la tragedia, Yasuo obtuvo su licencia de buceo con el fin de encontrar los restos de su esposa Yuko y por más de siete años, ha realizado cerca de 470 expediciones submarinas. “Siempre estoy pensando que ella puede estar en algún lugar cercano”, comenta.

En medio de su misión, Takamatsu también ha apoyado las labores de las autoridades que buscan algún indicio de las más de 2 mil 500 personas desaparecidas en el tsunami. Por ahora, hasta este 2021, el hombre logró encontrar todo tipo de artefactos, ropa y otras cosas de otras víctimas, pero no algo que le pertenezca a Yuko.

A pesar de ello, Yasuo, con 64 años de edad al día de hoy, mantiene el espíritu de encontrar el cuerpo de su esposa, darle un sepulcro honorable y resguardar un recuerdo grato. “Seguiré buscándola mientras mi cuerpo pueda moverse” declaró.

Información de Sopitas