Hubo tanta tensión en el campo de juego, que al término del encuentro las revoluciones seguían altas en los protagonistas. Al punto que Lionel Messi tuvo un cruce con directivos del equipo rival en el túnel de vestuarios.

Según informó en el programa “El Golazo de Gol” el periodista Sique Rodríguez, miembro de la emisora Cadena Ser, el astro argentino tuvo un intercambio de palabras con Monchi, secretario técnico del club andaluz, y Pepe Castro, quien es nada más y nada menos que el presidente de la entidad.

Todo ocurrió cuando los jugadores del Barça se dirigían a los vestuarios, allí los mencionados directivos del Sevilla le dijeron algo que molestó al capitán. “Siempre ganan igual”, opinaron Monchi y Pepe Castro, lo que provocó la reacción de Messi.

“Se van a casa calentitos”, respondió el crack rosarino, según la información que repercutió rápidamente en los principales medios deportivos españoles como MARCAMundo Deportivo y SPORT.

Lógicamente, los directivos del Sevilla expusieron su impotencia por no poder aprovechar la buena ventaja en el marcador tras el partido de ida en el Sánchez Pizjuán, pero Leo Messi tampoco se dejó amedrentar por los comentarios rivales y se dejó llevar por la alegría que arrastraba tras las celebraciones junto a sus compañeros en el césped.

Según apuntaron en el diario SportMonchi, famoso dirigente del cuadro andaluz, ya tuvo un desafortunado comentario en el partido de liga en el Sánchez Pizjuán tildando de “llorón” a Ronald Koeman, un antecedente que la plantilla azulgrana ya tenía en mente en la semifinal de Copa del Rey.

Varios integrantes de la delegación del Sevilla también mostraron su descontento tras el partido, quejándose con los árbitros porque consideraban que Oscar Mingueza tendría que haber sido expulsado tras derribar en el área al argentino Lucas Ocampos. Los que más reclamaron fueron el capitán Jesús Navas y el entrenador Julen Lopetegui.

Información de Infobae