El director general de la organización mundial

La (OMS) calcula que la crisis del COVID-19  puede  durar unos dos años más. Eso fue lo que dijo el director de la OMS que intenta frenar la ola de optimismo lanzada por los avances en las investigaciones de la vacuna contra el virus. Señaló en su comparecencia del viernes que «no hay ninguna garantía» de que vaya a existir en algún momento la inmunización y que, en caso de que los científicos lo consiguieran, “no va a poner fin a la pandemia por sí sola” Además, ante la especie de competición que protagonizan sobre todo Rusia, China y Estados Unidos, ha recordado que ningún país puede detener la pandemia por sí solo.